5.png

Relato de Collage - Cecoll
“Lago en el Cielo”

Esta es una historia triste, me ha llevado a la idea de hacer este collage como modo terapéutico.
Perdí a mi padre hace 4 años por un cáncer de colon, nuestra historia no es buena, sucedieron cosas malas en el camino hasta su muerte.
A la edad de 12 años él decidió abandonarme, no volver a contactarse conmigo y alejarse, mi incertidumbre y desilusión sólo crecieron hasta un punto de convertirse en odio hacia él y dificultar mi relación con la vida.
No puedo mentir que siempre me preguntaba ¿porqué? Más allá de saber ciertas razones de su decisión, no comprendía a qué le tenía miedo. Yo solo era una niña.
Entremedio crecí, hice mi vida y el leve contacto que tenía de él siempre era por medio de mi amada abuela.
De pequeña no vivía con él, mis padres eran separados, siempre sentí una lejanía de su parte, pero aún así veía cosas en él que restaba y quería admirar, él era panadero y siempre trabajaba a mano, creo que saqué eso de él.
Cuando crecí supe que se dedicaba al ciclismo, de vez en cuando veía fotos de él en carreras importantes, la verdad me gustaba que hiciera eso. Más allá de todo, siempre fue una persona sana.
Exactamente 12 años después de la última vez que lo vi, llamé a mi abuela para un año nuevo. Ese día cambió muchas cosas, me contó que mi padre estaba muy grave en el hospital y que no sabía que sucedería con él.
En mi surgieron demasiadas sensaciones encontradas, tenía miedo, mucho miedo. Pero tomé la decisión de ir a verlo.

Ese día crecí, me volví valiente y mejor que él. Ese día sentí esperanza de quizás recuperar a mi papá, me pidió perdón.

Días después tuvo una leve mejoría, volvió a casa, pero lamentablemente le comunicaron que tenía un cáncer muy avanzado. Comenzó con Quimioterapias, él tenía la esperanza de volver a las carreras. Pero su cuerpo ya era otro, ya no funcionaba como antes.
Tomé la decisión de ir a visitarlo, hacer el intento de retomar alguna relación, conversar y quizá intentar recuperar tiempo perdido ( yo la verdad no sabía que iba a pasar con él, estaba muy enfermo). Nunca lo había visto tan vulnerable, con dolor y avergonzado. él no quería que yo lo viera así, pero ya no se podía hacer nada.
A pesar de eso, vi en él aún intactos ciertos resentimientos hacia mi madre (la cual fue la razón por la cual se alejó de mí)
y nuevamente, tomé distancia hacia él, a pesar de su enfermedad, no entendía su actitud.
Después de meses de quimioterapia, tuvo una leve mejoría, volvió a hacer rutas en bicicleta, pero ya no era lo mismo. Al parecer las quimios comenzaron a afectar en todo su cuerpo, su cáncer se expandía cada vez más.
Lo más increíble de todo, es que en el transcurso de este tiempo me enteré que estaba embarazada de mi segundo bebé, lo cual me llenó de emociones que no sabía cómo digerir. En ese tiempo mi padre tampoco se acercó, mi hija nació un 11 de abril.
El 20 de Abril me encontré con una foto en mi celular, mi tía me había enviado una foto de mi padre. No puedo describir lo que vi y la emoción que tuve, ese no era mi papá. Sin pensarlo viajé con mi hija de 10 días a verlo, Puérpera y recién parida, solo me quedaba recibir la noticia.
Esa noche fue eterna, fue mortal y vivencial , no sé como el tiempo calzó de forma justa para llegar y poder despedirme. Mi padre estaba agonizando, solo movía sus ojos y usaba toda su vitalidad para respirar. Lo cogí en mis brazos y murió en ellos, sentí como su corazón dejó de latir y como su cuerpo perdió calor. Él ya no estaba ahí, no sé dónde se fue, me abandonó otra vez. Murió el 21 de Abril a las 9:07 am
Luego de eso han sido 4 años de reflexionar, de entender que solo era un humano, con muchísimos errores, con cobardia y sufrimiento. Suelo imaginarlo en mi memoria, intento recordar la mejor imagen de él, pero me dejó con un vació y una laguna de emociones.
Hago este collage para sanar, conmemorar y recordar.

© 2021 Centro de Estudios del Collage

Todos los derechos reservados pertenecen al autor.
Cualquier reproducción de la obra sin autorización está prohibida.